Cómo ordenar los medicamentos

Cómo ordenar los medicamentos
Botiquín para medicamentos

Una de las categorías que todas las casas comparten, es la de los medicamentos. Te cuento cómo ordenar los medicamentos.

Si bien es cierto que a priori parece algo sencillo de ordenar, y realmente lo es, el problema viene cuando pasan una de estas dos cosas (o ambas a la vez): están dispersos por varios lugares de la casa o hay mucha cantidad.

Para que el botiquín no sea un caos y realmente sea práctico, lo primero que te recomiendo, es que reunas todos los medicamentos en un mismo montón. Solamente viendo la cantidad de ellos que tienes, serás capaz de buscar un contenedor o caja adecuado (“la caja del botiquín”).

A continuación haz dos montones: uno con los medicamentos que vas a conservar y otro con los que vas a eliminar.

Entre los que eliminas, deberían estar los que están caducados, los que se han derramado y los de aquellos tratamientos que ya han finalizado y de los que conservas lo que sobró. Seguro que también aparece alguno que no sabes ni para qué es.

En este montón también están los que compraste y no usaste (lamentablemente, pasa muchas veces). Además, puedes retirar ciertos envases o cajas que ocupan mucho, por ejemplo, de productos de parafarmacia que to requieren prospecto. Todos estos medicamentos, puedes llevarlos a cualquier farmacia, al punto SIGRE donde se encargan de su gestión.

En el montón de las medicinas que vas a conservar, es muy útil separar el material de primeros auxilios (vendas, gasas, tiritas, desinfectantes, termómetro, etc). A mí me gusta también incluir las medicinas más básicas como paracetamol. Esta pequeña sección será la que dejes más a mano.

En función de la catidad de medicamentos que tengas, te recomiendo buscar una caja en la que guardarlos cómodamente. Dentro de la caja, colócalos de tal manera que se vean todos sin necesidad de buscar unos bajo otros, por ejemplo, puestos de pie y con el nombre a la vista.

Los primeros auxilios los puedes colocar en una zona separada si la caja lo permite y si no, puedes meterlo en una bolsa dentro de la caja, para que puedas tenerlo todo muy a mano si lo necesitas.

Finalmente, recuerda poner la caja en un lugar inaccesible para los niños y donde la temperatura no sea alta, para su conservación.

Aquí te dejo el enlace a una de mis cajas botiquín favoritas: por su tamaño, consistencia y doble sección…¡y es preciosa!