Casas ordenadas, personas felices

«Trabajar contigo ha sido maravilloso. Destaco la facilidad de comunicación, siempre has estado accesible, amable y sin pérdidas de tiempo. Da gusto escribir a alguien y que la conversación fluya rápido. Después, en el trabajo, me has hecho sentir muy tranquila, teniendo mucho respeto con mis cosas. El resultado no ha podido ser mejor, ahora tengo el salón justo como buscaba y lo disfruto mucho con los niños».

Sofía S. (Madrid)

«Pensaba que mi cocina jamás podría estar como está. Que vinieras a casa fue un antes y un después. Hiciste magia con los muebles, duplicando el espacio y ayudándome a eliminar lo que realmente me sobraba. Encuentro lo que necesito sin pensarlo, aunque me gusta tenerlo etiquetado ;). Me gusta entrar en casa y ver que consigo mantenerla como la dejaste. Si antes me gustaba hacer postres, ahora lo disfruto el doble».

Virginia N. (Madrid)

«Qué puedo decir de tu trabajo: es impecable, desde el principio me he sentido escuchada y comprendida. Has ordenado mi trastero y eso me ha permitido ordenar muchas cosas en mí, ya sabes que no puedo estar más agradecida de haberte encontrado».

Nuria L. (Segovia)

«No podía imaginar que se podía ordenar tan bien el dormitorio de las niñas, toda su ropa, los zapatos, los juguetes, los libros. Me ayudaste mucho a potenciar todo el espacio que estaba desaprovechado y las niñas, tan felices. Gracias por tu trabajo».

Leire C. (Segovia)

» Aunque me hubiera gustado que pudieras venir a casa, poder hablar contigo con las asesorías on line me ha ayudado muchísimo a poner orden en toda mi casa. Con tus consejos he podido entender por qué las cosas van donde van. Me gustó mucho que pudieras ver las habitaciones y buscarme las solución a los atascos que tenía. Me siento más liberada al haber quitado un montón de cosas inútiles y de trastos que estaban por el medio. Si algún día te piensas desplazar hasta aquí, quiero ser tu fiel clienta».

Sara L. (Zaragoza)